sábado, 9 de julio de 2016

¿Por qué escribo?


 
Hace unos días Estefanía Yepes reflexionaba sobre el “Síndrome de creación continua”. Os dejo aquí el enlace de su entrada porque es una reflexión que no hay que perderse de ninguna forma: http://estefaniayepes.blogspot.com.es/2016/07/reflexiones-de-un-escritor-afectado-por.html; y hace un par de días además estuve hablando con Clara Sierra del blog  https://athalialalia.blogspot.com.es/   sobre el motivo por el que escribimos.  Todos (o al menos la mayoría) llegamos a la misma conclusión: lo hacemos porque lo necesitamos.  Si hace un año me hubieran dicho que me iba a volver loca de felicidad mientras plasmaba historias en una hoja en blanco, me habría reído a carcajadas.  Y es que es cierto aquello de que “la vida puede cambiar en un solo instante”, pero ese es otro tema para abordar seguramente otro día. Digo que me habría reído porque mi profesión es otra y jamás se me había ocurrido escribir. Pero un día vi un concurso literario de una editorial de novela romántica y me lancé, animada por unas cuantas entusiastas que creían en mí (pobrecitas mías la lata que les di).
 
Cuando escribes algo lo haces con pasión, poniendo todo de ti y quizá no te lea nadie, tu familia y algún amigo que se apiade de ti, pero eso debe ser lo menos importante. Cada vez que me preguntan por qué escribo les digo que por necesidad vital, lo explico. A día de hoy necesito escribir como respirar, aunque simplemente sean un par de páginas o garabatear en uno de los mil cuadernos bonitos que me compro para hacer los mapas y reflejar las ideas. De hecho, lo tengo comprobado y en épocas de mucho estrés laboral, en los que apenas puedo rozar las teclas del ordenador, me siento irritada, inquieta y no estoy agusto conmigo misma.  No lo hacemos por ganar cantidades ingentes de dinero, que dicho sea de paso es básicamente una utopía para la gran mayoría. Tampoco lo hacemos por ser conocidos, pues el ego es lo primero que mata el talento como leí hace poco. Como dice una amiga mía, «no es lo mismo ser conocida que reconocida».  Mucha gente dice que es una carrera de fondo, que los frutos al final llegan, y es totalmente cierto. No debemos esperar miles de seguidores, cientos de me gusta por las redes sociales y millones de opiniones sobre nuestras historias. Yo considero buen escritor a aquella persona que siempre tiene un momento para charlar con sus lectores, a los que dedica aunque sea unos minutos, el que intercambia opiniones y siempre está dispuesto a aprender.
 
Es algo que debemos hacer porque nos gusta, nos motiva, y en definitiva, porque te haga feliz. Sé que mucha gente no me entenderá, pero estoy convencida que otra tanta sí. Al escribir la palabra FIN y terminar con la historia, con la que habrás estado no menos que unos cuantos meses, cada día, riéndote, enfadándote, a veces llorando y otras muchas desesperándote por los temidos bloqueos, el escritor siente un nudo de emociones extraño. Yo, al menos, me siento contenta, satisfecha, orgullosa, triste, nostálgica y rara es la vez que las lágrimas no se derraman frente a la pantalla algunos minutos. Así que si alguien me vuelve a preguntar sobre la razón por la que dedico horas sentada frente a la pantalla, le quito horas al sueño, a la familia, a los amigos, etc. Creo que le responderé: «por dos motivos, porque lo necesito y porque me hace feliz».

14 comentarios:

  1. Me haces plantearmelo a mi también. Un montón de preguntas: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Para quién? Para mi es intimidad, algo que solo vive en mi y por tanto solo yo puedo sacar. Necesidad vital, por supuesto. Estoy contigo, como respirar. ¿Quieres disfrutar de mi compañía? Ven a verme después de poder escribir un capítulo, jajaja. Besos, princesa!

    ResponderEliminar
  2. Me haces plantearmelo a mi también. Un montón de preguntas: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Para quién? Para mi es intimidad, algo que solo vive en mi y por tanto solo yo puedo sacar. Necesidad vital, por supuesto. Estoy contigo, como respirar. ¿Quieres disfrutar de mi compañía? Ven a verme después de poder escribir un capítulo, jajaja. Besos, princesa!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es una necesidad que no se puede controlar, pero que necesidad más bonita. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡me encanta tener necesidades así! besos Clara

      Eliminar
  4. Muy buena entrada. Coincido completamente contigo. Es algo que necesitas y te hace feliz, te completa. Cualquier otra razón, a largo (o incluso medio) plazo, solo puede generar frustración e infelicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡cierto es, Lucía! Un beso y gracias por pasarte

      Eliminar
  5. A ti te gusta y te hace feliz, a mí me gusta que te guste y me haces feliz, me entretienes, me transportas... ¡Qué más pedir! Sigue haciendo lo que te gusta y sigue compartiéndolo porque tu terapia es nuestra terapia😘

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué reflexión más bonita! y totalmente acertada. Creo que cualquiera de los que hemos sido picados por este gusanito, nos vemos reflejados en tus palabras. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Angélica. Me encanta saber que hay más gente que comparte lo mismo que yo. Besos!

      Eliminar
  7. Gran reflexión, y si te gusta y te aporta cosas sigue adelante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues sí, Mar. Hay que hacer las cosas porque nos apasionen. Un besazo enrome

      Eliminar
  8. Gran reflexión, y si te gusta y te aporta cosas sigue adelante

    ResponderEliminar