miércoles, 11 de enero de 2017

No sé por qué te quiero, ¿o sí?


Hace un mes y medio que salía a la venta la historia de Elena Ferraez, esa chica con una fuerte autoestima y segura de sí misma que flaqueó tras una amarga experiencia, y dejó de ser quién era. Esa amiga de Alba, la protagonista del primer libro de la Serie "Las Tres Marías". Aquella que siempre ha luchado por sus ideales, por proteger a su gente y estar a su lado, pero como todos, no es perfecta, y en este libro comienza así su historia. Una novela cargada de amistad, que es la base de estas chicas, con un flechazo por parte de uno de los dos personajes principales, y paciencia, muchísima paciencia porque Elena a veces es un tanto complicada...


Las azoteas, ¿qué tendrán que me vuelven loca? En las dos historias me he dado cuenta que tienen un significado especial y están cargadas de mucho sentido. A los que lo habéis leído lo entenderéis. Son lugares mágicos, desde donde se divisa la ciudad y la estampa es sensacional. Si además tienes la suerte de compartir una copa de vino de la mano de alguien especial, ¿cómo no nos va a gustar?


Y ahora ya me centro un poquito más en ellos, en Elena y en Eric, los verdaderos protagonistas de esta historia. De Elena ya os he hablado un poquito, pero ¿qué puedo decir de él? Eric me conquistó desde que lo vi en la boda de su mejor amigo, mezclándose con la gente, en ese ambiente tan español. Él,¡que es tan neoyorkino! Un hombre detallista, generoso y sobre todo paciente, al que no le importa esperar a la mujer de la que cae completamente enamorado, porque cuando algo merece la pena, ¿acaso importa?

Pero no son los únicos personajes que aparecen pues la redactora jefe de la revista y el fotógrafo sexi y  picaflor tienen su historia de manera paralela. No recuerdo cómo surgió exactamente, solo sé que un día vi a Jules con la mirada triste al ver a lo lejos a Luke flirteando (como siempre) con otras chicas de la redacción, y lo supe. Aquello no podía ser, y así poco a poco su historia fue creándose. De hecho es muy especial y desde el principio ambos conquistaron mi corazón. Julie por esa ternura y esos miedos, ese aguante por estar con él a pesar de... todo; y Lucas por esa mirada perdida al verla con otro, por ese no saber que estaba enamorado de ella hasta la médula y esa vulnerabilidad para la que no estaba preparado.


Pero reconozco que si algo me encanta de vuestros comentarios que me vais dejando, es lo mucho que os gusta la amistad de estas tres chicas madrileñas que un día se encontraron, siendo muy pequeñas, y forjaron esos lazos tan duraderos. Conocieron la felicidad al ir creciendo, consiguieron finalizar sus carreras, lloraron con las relaciones rotas, viajaron mucho y muy bien, hicieron locuras, alguna se casó e incluso tuvieron hijos, y sobre todo se mantuvieron unidas cuál rocas. Y esto, sí, es totalmente un hecho verídico que yo misma he tenido la suerte de experimentar, pues las Tres Marías existen en realidad y muchas de las cosas que les suceden en los libros están basadas en experiencias propias. Y es que aunque a veces digamos "no sé por qué te quiero", está claro que sí lo sabemos aunque no queramos o podamos reconocerlo.

                                                                                     SCARLETT BUTLER

"Me gusta sentir los latidos de tu corazón. Me gusta empaparme con tu sudor. Me gusta respirar el aire de tu boca y oler el perfume de mi piel sobre la tuya. Estos meses separados uno del otro, he recordado tus besos, tu risa, tus ojos, esa sonrisa tan tierna que derrite mi corazón... Mis recuerdos no me daban tregua porque estás dentro de mí. —Coge mi mano y la posa sobre el pecho en el exacto lugar donde se encuentra su corazón—. Fuiste tan paciente, generoso, cariñoso, amable, fuerte por los dos y dulce que jamás tendré tiempo suficiente de agradecértelo. Yo nunca dejé de amarte, Eric. Sé que soy cabezota y que es difícil lidiar conmigo, pero te pido de nuevo un gran favor: no me sueltes" Elena Ferraez

"Cuando te digo que te quiero, no es que desee que te encargues de todos mis anhelos en la revista, que accedas a todo lo que te pida, no me refiero a que quiera hacerte el amor y marcharme. Con ellas te declaro que te quiero a ti, a Elena, mi corazón. Adoro verte sonreír, esa entrega en tu trabajo, tu generosidad, la paz que buscas en momentos de estrés. Amo a la persona fuerte y segura de sí misma que yace aquí dentro —le aclaro señalando donde está ubicado su corazón—. Pero también es cierto que odio a la otra, a la débil, la frágil e insegura, que solamente hace daño a la verdadera Elena. Odio a esa que vive en el lado oscuro, escondiéndose y martirizándose por algo que sucedió hace tiempo, por alguien que no merece la pena. —Sus ojos brillan a punto de 
romperse por la dureza de  mis palabras, pero necesita escucharlo de una vez por todas—. No dejes que esa Elena venza a la otra, a mi Bella, mi corazón. Esa preciosa mujer me hace feliz cada mañana, es la persona en la que confío plenamente, que no me hará daño y que me hace quererme aún más cuando estoy con ella" Eric Reynolds

"Te he dicho miles de veces que no me llames así. Lucas, solo he venido a razonar contigo de forma profesional, puesto que a partir de ahora será lo único que hablaremos tú y yo. Esta va a ser la última vez que discutiremos de lo que ha pasado entre los dos. Sabes que me he enamorado de ti, ha sido mi error, lo sé. Pero no voy a dejar que eso me aniquile, ya no puedo más. Solo trataremos temas de la revista, nada de comidas de fin de semana, de cenas en la azotea de mi casa, de ver películas de terror juntos en la tuya, de contarme tus escarceos, nada más personal. Te deseo lo mejor. Yo voy a empezar a olvidarme de ti y a buscar eso que decías el otro día que ansío: el anillo, la familia, el hogar, el amor definitivo, porque me lo merezco. No más migajas. El manager de Samantha volverá a llamar, espero que hables con él y arregles el desaguisado que hayas montado" Julie Harries

"Gracias por amarme, Jules. Es difícil para mí decir estas cosas y he querido confesártelas miles de veces, pero me frenaba. Ya se acabó. Escúchame, Julie, mi mayor sueño siempre ha sido ser fotógrafo de prestigio, vivir la vida loca y disfrutar al máximo, con la adrenalina a tope. No sabía que tenía otro sueño: TÚ. Tú que nunca me has juzgado como los demás, que me miras y ves dentro de mi corazón, que reconoces mis estados de ánimo con solo poner tus ojos en mí. Te juro que no estoy fingiendo, Jules. Te quiero". Lucas Monroe

https://www.amazon.es/dp/B01N3ZQ5GN?tag=relinks2-21

4 comentarios:

  1. Esta historia aparentemente tan sencilla, es a la vez muy compleja por lo que su protagonista lleva a sus espaldas y que tiene que dejar atrás poco a poco, pero, aunque Eric esté ahí para apoyarla y comprenderla, tendrá que ser Elena la que se dé cuenta de lo que quiere, sin cegarnos en algo que es causado por experiencias del pasado y, sobre todo, reconociendo que nos hemos equivocado para poder seguir adelante. Sólo de esa manera seremos felices junto a la persona que sí sabemos por qué la queremos, simplemente hay que sincerar nuestro corazón, y en algunas ocasiones dejarla marchar para que vuelva a nosotros de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Es tan natural como la vida misma. Aunque nuestra mejor amiga nos diga lo que está pasando, hasta que no lo vemos por nosotros mismos, no nos damos cuenta de lo que pasa. A todos nos ha pasado en algún momento de nuestra vida.

    ResponderEliminar
  3. gracias Alejandra, por ser parte de ellos e ir de la mano de Scarlet, :*

    ResponderEliminar
  4. ay Mª Luisa millones de gracias!! besos

    ResponderEliminar